BUENA CONDICIÓN DE LOS CULTIVOS PERO EN UNA MENOR ÁREA SEMBRADA

Se espera un descenso en la cosecha de cebada cervecera

Los cultivos de invierno ingresan –en general– con buena condición en la fase decisiva para el desempeño de los cultivos. Esto también se verifica específicamente para la cebada cervecera, según fue parecen recoger entre los actores consultados por SERAGROWeb. Sin embargo, el probable buen comportamiento productivo de los cultivos no será suficiente para impedir el descenso de la producción luego de la gran cosecha lograda en el ciclo pasado.

/Tomada de www.milenio.com

El volumen en 2020 podría resultar inferior a las necesidades de materia prima de la industria maltera que opera en el país, aunque eso podría ser compensado con algún carryover que podría existir del año agrícola 18/19 o bien recurrir a la importación desde Argentina.

El escenario en el año agrícola 2019/20

La siembra de cebada cervecera fue estimada en 152 mil hectáreas en este año 2019 (DIEA, Encuesta agrícola), una caída de 9% respecto de 167 mil hectáreas del año previo y de 11% en relación al promedio de 170 mil hectáreas del último trienio.

La evolución del clima durante el período transcurrido del ciclo del cultivo ha sido buena en términos generales, lo que permite proyectar una productividad media que resulte al menos “normal”, en torno a 3,3 ton/ha, similar al promedio de los últimos tres años, aunque bastante por debajo del alto registro de 3,8 ton/ha del año anterior.

Si esas proyecciones son confirmadas al cabo del ciclo del cultivo, la cosecha podría alcanzar un volumen de 500 mil toneladas, una fuerte caída de 22% respecto de las 638 mil toneladas del ciclo anterior.

La cosecha resultaría inferior a las necesidades de la industria maltera, que cuenta con una capacidad instalada de procesamiento de 560 mil toneladas de cebada cervecera al año (equivalentes a una producción de malta de 385 mil toneladas anuales).

El déficit de abastecimiento podría ser atenuado por el carryover que pueda generarse al finalizar el actual ciclo o –eventualmente– recurrir a compras en el mercado argentino, por lo que el nivel de actividad de la industria en 2020 no aparece comprometido.

Evolución de las exportaciones de la oferta del ciclo 2018/19

La significativa expansión de la última cosecha, que alcanzó un volumen superior a la capacidad de procesamiento instalada en el país, dio lugar a un aumento en el comercio exportador de cebada cervecera sin procesamiento, usualmente asociada a cosecha superavitarias. Habiendo ya transcurrido 11 meses del período comercial (entre noviembre/18 y setiembre/19) las exportaciones de granos de cebada alcanzaron a 62 mil toneladas y un valor de 17,5 millones de dólares, registros que multiplican por 6,5 veces los registros del ciclo previo.

Las exportaciones de cebada sin procesar usualmente ocurren cuando se obtienen cosechas que exceden el volúmenes de oferta planificado por las industrias malteras al concretar sus planes de contratación de cultivos, que explican casi la totalidad del área sembrada (sólo una parte minoritaria del área de cultivo es realizada por fuera del circuito de las malterías, con el objetivo de producir grano para exportación directa). Esto explica la gran variabilidad del flujo comercial de cebada sin procesar.

Las exportaciones de malta, en cambio, muestran una marcada estabilidad en los volúmenes exportados anualmente, en la medida en que la industria usualmente logra operar con un alto uso de su capacidad instalada. En los 11 meses acumulados entre noviembre/18 y setiembre/19 las exportaciones de malta totalizan 360 mil toneladas, por lo que seguramente culminará el año comercial en niveles muy similares a los del ciclo previo.

Ese nivel de exportaciones de malta (en torno a 375 mil toneladas anuales) sólo podrá ser superado mediante la ocurrencia de inversiones que amplíen la capacidad de malteo disponible en el país, actualmente utilizada a pleno. •

Compartir:
error