ING. AGR. MARCIA DEL CAMPO (INIA)

Los mercados que compran carne uruguaya presionan “cada vez más” por el manejo animal y la calidad de procesos

“El 99,5% de las pérdidas de la cadena cárnica están asociadas a un mal manejo. De 17 dólares que se dejan de ganar por animal faenado, 7 son por machucones y 8 son por pH alto y cortes oscuros”, señaló la Ing. Agr. y Ph.D. Marcia del Campo, investigadora principal del Programa Nacional de Investigación en Producción de Carne y Lana del INIA.

/Tomada de www.inia.uy

Especializada en bienestar animal y calidad de la carne, la Ing. Del Campo fue entrevistada en la edición Nº 4 de la publicación INIA Informa y explicó que el de bienestar animal “es un concepto que aplicamos a las especies de producción y refiere al cumplimiento de cuatro criterios fundamentales a nivel productivo”:

1) “El primero es la correcta alimentación, que, llevado a nuestra realidad, es asegurar que el animal no pase hambre y sed por periodos prolongados”.

2) “(…) el correcto manejo y alojamiento, es decir, erradicar la violencia en prácticas que impliquen contacto hombre-animal, minimizar las situaciones de estrés y reducir el sufrimiento en prácticas necesarias, como la castración y la vacunación”.

3) “(…) la correcta sanidad, tener un plan sanitario y cumplirlo, respetando lo que es obligatorio a nivel nacional pero también diseñar otras medidas preventivas en este aspecto”.

4) “(…) permitir a los animales manifestar sus comportamientos naturales, es decir, dejar que (…) puedan pastorear, rumiar, caminar, explorar y descansar”.

Limitantes a levantar

Cuando se le preguntó “¿En qué situación se encuentra Uruguay respecto al cumplimiento de estos criterios?”, la Ing. Agr. Marcia del Campo respondió que “en el que estamos mejor posicionados es en permitir a los animales manifestar sus comportamientos naturales, ya que el ganado en nuestras condiciones de producción –a cielo abierto– no tiene ninguna limitante”.

Enseguida, puntualizó que “en los otros tres (alimentación, manejo y sanidad) existen limitantes e INIA y la institucionalidad han generado tecnologías para levantarlas”.

“La información científica, las recomendaciones y el paquete de recetas están disponibles para el productor y es momento de acelerar el proceso de mejora continua, porque somos un país agroexportador y los mercados que nos compran la carne están presionando cada vez más en lo que es manejo animal y calidad de procesos”, advirtió.

Y afirmó que “casi la totalidad de las recomendaciones en bienestar animal son de bajo costo y todas convergen en la mejora de la productividad”, por lo que “tener un animal bien manejado tiene costo bajo y redunda en beneficios económicos”. •

Compartir:
error