GESTIÓN Y MONITOREO DE APLICACIONES DE AGROQUÍMICOS

El proyecto GMA se enmarca en el “camino de la diferenciación” de la producción uruguaya

La trazabilidad, la inocuidad, la certificación y el sello ambiental son los cuatro “requisitos indispensables” que Uruguay debe cumplir en “el camino de la diferenciación” de la producción agropecuaria que ha iniciado, afirmó el director de la Dirección General de Servicios Agrícolas (DGSA) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Ing. Agr. Federico Montes.

El GMA permite “el seguimiento en tiempo real de las fumigaciones y fertilizaciones que se realizan sobre los cultivos” y “advertir con anticipación posibles conflictos con centros urbanos, poblaciones o escuelas rurales”, informó el MGAP. /Tomada de www.mgap.gub.uy

Lo hizo al presentar el 5 de setiembre el proyecto GMA (Gestión y Monitoreo de Aplicaciones de agroquímicos) ante la Comisión de Ganadería, Agricultura y Pesca del Senado.

Señaló que esta iniciativa constituye “una herramienta innovadora que, a partir del uso de agroquímicos en la agricultura, representa una visión de país” sobre cómo realizarlo.

El Ing. Montes subrayó que el proyecto GMA se enmarca en el ya mencionado “camino de la diferenciación”, para garantizar el cuidado del medio ambiente y de la salud en un contexto de Buenas Prácticas Agrícolas (BPA).

El titular de la DGSA reiteró ante los parlamentarios de la citada Comisión un concepto que enfatiza siempre: que, en un futuro muy cercano, ningún país comprará alimentos provenientes de naciones que no respeten el medio ambiente y la salud humana.

El proyecto GMA “trasciende a una administración y debe convertirse en una política de Estado, que se aplique en cualquier gobierno”, resaltó Montes.

¿Cómo funciona?
“El sistema de monitoreo funciona mediante un dispositivo que va colocado en las máquinas terrestres y aéreas de aplicación de agroquímicos, que permite el seguimiento en tiempo real de las fumigaciones y fertilizaciones que se realizan sobre los cultivos y, de esa manera, advertir con anticipación posibles conflictos con centros urbanos, poblaciones o escuelas rurales”, informó el MGAP en una nota de prensa.

Se agregó que “en el momento de la aplicación, la máquina envía la información a una computadora y es recibida al mismo tiempo por el empresario que la está realizando y por los técnicos de la DGSA”.

El Ing. Montes explicó a los integrantes de la Comisión de Ganadería, Agricultura y Pesca del Senado que el proyecto GMA se inició en 2018 mediante un acuerdo voluntario, a modo de Plan Piloto, con la Asociación Rural de Soriano (ARS), departamento que es “el corazón agrícola del país, con 350.000 hectáreas dedicadas al rubro”.

En la nota de prensa del MGAP se indicó que “el GMA involucra a 23 empresas aplicadoras de fitosanitarios (19 terrestres y 4 aéreas), un total de 33 equipos colocados y 100.000 hectáreas de cultivos” y que “hay un comité de seguimiento bipartito (MGAP-ARS)”.

El director de Servicios Agrícolas puntualizó que los problemas que se han registrado con los agroquímicos “han sido por no cumplir con las normas claras que están vigentes” para su aplicación y que, “si se respetan, no hay problemas”.

Áreas de conflicto
El presidente de la Asociación Rural de Soriano, Ing. Agr. Jorge Andrés Rodríguez, dijo ante los legisladores que a su gremial siempre le importó la “licencia social” (mostrar a la sociedad lo que hacen los productores).

Por eso la ARS apoyó también los Planes de Uso y Manejo de Suelos (PUMS) dispuestos por el MGAP, que se aplican en forma obligatoria desde 2013, tras una fase piloto iniciada en setiembre de 2010.

“Si nos planteaban tres años atrás el GMA, hubiéramos dicho que no iba a marchar. Empezamos a conversar (con la DGSA) y nos dimos cuenta (de) que había posibilidades de convencer (a los productores y las empresas) y ahora podemos mostrar lo que hacemos” remarcó Rodríguez, se consignó en la nota de prensa del MGAP.

El presidente de la Rural de Soriano destacó la actitud de las empresas que adhirieron al proyecto GMA y dijo que este emprendimiento “es beneficioso para el productor y para la sociedad”.

“Hemos coordinado aplicaciones con escuelas en áreas de conflicto. Era áreas que provocaban denuncias y ahora no hay ninguna”, enfatizó el Ing. Agr. Jorge Andrés Rodríguez.

Compartir:
error