DOS DE LAS MAYORES TRADERS DE GRANOS DEL MUNDO

ADM y Bunge no compran productos de nuevas áreas deforestadas de la Amazonia

“La crisis generada por las quemas en la Amazonia y la escalada retórica de Jair Bolsonaro sobre el tema comienzan a desagradar a multinacionales y pueden desencadenar un boicot del sector privado a productos brasileños”, escribió el 1º de setiembre la corresponsal de Folha de S.Paulo en Washington, Marina Dias.

/Tomada de www.bunge.com

Informó que “esa es la conclusión de especialistas que afirman que el ambiente moviliza cada vez más a la opinión pública en Estados Unidos y Europa, y ha generado preocupación institucional en las empresas”.

Los expertos consultados señalaron que las multinacionales europeas y estadounidenses “evitan asociarse a políticas o a gobiernos que rompan con la idea de preservación y sostenibilidad, como hoy es el caso de Brasil”, agregó la periodista brasileña.

La lupa de empresas y consumidores
La corresponsal recordó que la semana pasada VF Corporation anunció que 18 de sus marcas –incluyendo Kipling, Timberland y Vans- estaban suspendiendo la compra de cuero brasileño tras difundirse que los incendios en la Amazonia estaban relacionados con actores de los agronegocios.

VF Corporation es una firma estadounidense de ropa y calzado que, además, controla el 55% del mercado de mochilas de Estados Unidos.

“Dos de las mayores comercializadoras de granos del mundo, que también tienen sede en Estados Unidos, ADM (Archer Daniels Midland) y Bunge, difundieron comunicados para dejar claro al mercado que no compran productos de nuevas áreas deforestadas en la Amazonia y que utilizan satélites de monitoreo para garantizar políticas ambientales”, se subrayó en Folha.

ADM se dedica principalmente a la compra, el transporte, el almacenamiento, la transformación y la comercialización de productos agrícolas (soja, maíz, algodón, semillas de girasol, colza, maní, lino, aceites vegetales, raciones). Tiene su sede central en Decatur (Illinois). Coloca sus productos en unos 200 mercados. Recientemente hizo un acuerdo con el grupo brasileño Marfrig para producir y comercializar hamburguesas vegetales (https://seragro.com.uy/portada/el-valor-de-las-acciones-de-marfrig-subio-76-despues-de-anunciar-que-producira-hamburguesas-vegetales/).

Bunge International Limited es una de las principales empresas de agroindustria y alimentos del mundo. Sus oficinas centrales se ubican en White Plains (Nueva York). Tiene en Brasil una fuerte operativa.

En la nota de Marina Dias también se consignó que la empresa noruega Mowi ASA –la mayor productora de salmón del mundo- “amenaza interrumpir sus adquisiciones de soja de Brasil”.

“El riesgo ahora es tener un boicot de los consumidores. Ese es un costo directo creado y exacerbado por la retórica de Bolsonaro”, dijo al diario norteño el director ejecutivo para las Américas de la consultora Eurasia Group, Christopher Garman.

Eurasia es una firma que tiene su sede central en Nueva York, y oficinas en Washington, San Francisco, Brasilia, Sâo Paulo, Londres, Tokio y Singapur.

Entre muchos otros servicios, provee “soluciones” ante situaciones “de riesgo político” y tiene especial atención a los desafíos geopolíticos y ambientales, según informa en su sitio web.

La puerta de la cocina
El viernes 30, el canciller brasileño Ernesto Araujo y Eduardo Bolsonaro -hijo del presidente- se reunieron en la Casa Blanca con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para dialogar sobre los incendios en la Amazonia y sus consecuencias.

El sábado, la corresponsal de Folha de S.Paulo en Washington escribió en su cuenta de Twitter:

“El hijo de Bolsonaro pasó 33 horas en la capital americana, dos de ellas en la Casa Blanca y casi tres en un restaurante de donde escapó por la puerta de la cocina. Dijo a los empleados que era ‘hijo del presidente de Brasil’ para usar la salida estratégica y eludir periodistas.”

Compartir: