INIA, ACA y molinos trabajan para reducir las brechas de rendimiento entre arroceros

“La productividad media del cultivo de arroz en Uruguay se compone de chacras con una gran dispersión de rendimientos, como consecuencia de la interacción entre el clima, la genética, los manejos y la gestión” de los establecimientos.

/Tomada de http://panoramaruralahora.blogspot.com

Fue una de las premisas de la temática abordada en uno de los cuatro paneles que se realizaron en la Jornada Arroz 2019 organizada por el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), con el apoyo de la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA) y la Gremial de Molinos Arroceros (GMA).

Se agregó en la premisa que “el diagnóstico de estas brechas de rendimiento y sus posibles causas es clave para poder reducirlas”.

Cinco factores

La aparición de nuevos materiales genéticos que aumentarían los rendimientos, “disminuyendo las brechas entre los rendimientos alcanzables y los actuales” fue resaltada en El Mercado Agropecuario por el director del Programa Nacional de Investigación en Producción de Arroz del INIA, Ing. Agr. José Terra.

En base a las presentaciones sobre el tema realizadas en la Jornada por la empresa Coopar y técnicos del INIA, enumeró cinco factores que determinan, en gran medida, los rendimientos: genética, manejo del nitrógeno, riego temprano, tipo de chacra y laboreo del grano.

Rango de rendimientos

La ACA presentó un adelanto de los resultados del proyecto que desarrolla con el INIA y los molinos, con datos sobre la diferencia de rendimientos entre los productores, por zonas y tipo de materiales.

El rango de rendimientos oscila aproximadamente entre 8.200 y cerca de 10.000 kilos por hectárea, señaló el Ing. Terra en Carve.

Afirmó que en los últimos cuatro años se ha incrementado significativamente el área sembrada con la variedad INIA Merin, que se ha constituido en un caso “emblemático”, por el aumento en los rendimientos que genera. •

El Mercado Agropecuario (6/9/2019)
Compartir:
error