PREOCUPACIÓN EN LOS OPERADORES DE LAS CADENAS AGRÍCOLAS

Dificultades de calidad en el primer tramo de la cosecha de cereales

Las cosechas de invierno siguen su marcha, luego de algunos retrasos provocados por las lluvias de días pasados (que fueron muy bien recibidas por los agricultores, para poder seguir con la instalación de los cultivos de verano). En el caso de la colza se encuentra prácticamente finalizada mientras que en los cereales (cebada cervecera y trigo) el avance es bastante menor.

/Tomada de http://revistaverde.com.uy

En general las previsiones parecen coincidir en torno a buenos niveles de productividad (aunque por debajo de los del ciclo pasado), pero en los últimos días se advierte una creciente preocupación por la situación de la calidad e inocuidad de los cereales.

Los resultados hasta el momento

Las crucíferas (colza y carinata) habrían tenido un buen desempeño, manejándose previsiones del orden de 1.700 kg/ha para la productividad promedio nacional. Si los resultados de la Encuesta Agrícola de DIEA-MGAP –que se divulgarán en las próximas semanas– confirman estas proyecciones, se habrá alcanzado un nuevo máximo de cosecha en la trayectoria de este cultivo en el país, consolidando su presencia en los sistemas agrícolas y también en los flujos comerciales. Con una superficie sembrada de casi 76 mil hectáreas (entre colza y carinata), se proyecta un volumen cosechado de casi 130 mil toneladas, 48% por encima de las 87 mil toneladas del ciclo previo.

En los cereales los avances de cosecha son mucho menores. En la última semana de noviembre se estimaba un avance de 40 a 50% en la cebada cervecera y de 15 a 20% para el trigo. Los primeros lotes son mayoritariamente de la región norte (Paysandú y Río Negro) y corresponderían a los cultivos que sufrieron más intensamente las muy intensas precipitaciones del mes de octubre, ya que las habrían recibido en momentos del ciclo más susceptible (en particular la “floración”) para la proliferación de enfermedades como la “fusariosis de la espiga”. Por esta razón se están encontrando problemas en el recibo de este primer tramo de la cosecha, en cereales.

En el caso de la cebada los problemas han sido la aparición de lotes con baja granulometría, bajo contenido de proteína y presencia de daño de Fusarium (con niveles altos de DON). Esto llevó a que las malterías redujeran las exigencias para evitar una alta proporción de “rechazos” (en concreto se bajó el mínimo de proteína de 9,5 a 9,1% y se redujo en % de “1ª+2ª”). En el caso del trigo (con poco avance de cosecha) se está registrando  presencia de lotes con bajo peso hectolítrico y/o daños de Fusarium y altos contenidos de DON.

Existe la expectativa, entre los operadores consultados, de que lo que está por cosecharse sea de buena calidad/inocuidad y permita compensar los problemas y lograr cosechas razonablemente equilibradas, dentro de los estándares. Deberán transcurrir un par de semanas para despejar las interrogantes y preocupaciones.

Sin embargo, para aquellos agricultores que sufrieron el perjuicio en una alta proporción de sus chacras el daño económico será muy grande, por la pérdida de volumen cosechado y el menor valor del producto (que deberá tener destino forrajero). •

Compartir:
error