LA CONFIANZA DEL CONSUMIDOR EN EEUU SE DESPLOMÓ EN ABRIL A MÍNIMOS DE CASI SEIS AÑOS

Los volúmenes del comercio mundial se reducirán más este año, “lo que nos recuerda la Gran Depresión”

Por Lucia Mutikani

Washington, 28 abr / Reuters. La confianza del consumidor en Estados Unidos se desplomó en abril a mínimos de casi seis años, ya que las medidas para contener el avance del nuevo coronavirus frenaron bruscamente la actividad económica y dejaron a millones de personas sin trabajo.

/Tomada de https://safety4sea.com

Otros datos del martes mostraron que la pandemia mundial limitaba severamente el flujo de bienes entre los países, con las exportaciones de Estados Unidos colapsando y las importaciones desde otros países manteniendo un declive. Los reportes fortalecieron las opiniones de los economistas de que la economía atraviesa por una profunda recesión.

El gobierno publicará (hoy, miércoles 29) una estimación del Producto Interno Bruto (PIB) del primer trimestre. Según un sondeo de Reuters entre economistas, el PIB se habría contraído un 4% a tasa anualizada en el período enero-marzo, lo que marcaría el ritmo de declive más rápido desde la Gran Recesión y terminaría con 11 años consecutivos de expansión.

“Mientras más profundo sea el agujero en el que entra la economía, más difícil será para los consumidores y las empresas poder salir”, dijo Chris Rupkey, economista jefe de MUFG, en Nueva York. “Los volúmenes del comercio mundial se reducirán más este año, lo que nos recuerda la Gran Depresión”.

El Conference Board dijo que su índice de confianza del consumidor retrocedió a 86,9 este mes, el menor nivel desde junio del 2014, desde 118,8 en marzo. Economistas consultados por Reuters estimaban un descenso a 87,9 en abril.

La medición de la situación actual, basada en cómo evalúan los consumidores las condiciones comerciales y laborales actuales, cayó un récord de 90 puntos, a una lectura de 76,4 este mes. Pero el índice de expectativas, en base a las perspectivas a corto plazo para las condiciones de ingresos, negocios y mercado laboral, aumentó a 93,8 desde 86,8.

El Conference Board atribuyó la mejora en las expectativas a “la posibilidad de que las restricciones para quedarse en casa se relajen pronto, junto con una reapertura de la economía”.

Pese a la mejora en las expectativas, los hogares seguían preocupados por sus finanzas, lo que podría mantener contenido el gasto de los consumidores. Aproximadamente 26,5 millones de personas han solicitado beneficios de desempleo desde el 21 de marzo.

El denominado diferencial del mercado laboral, derivado de los datos sobre las opiniones de los encuestados acerca de si los trabajos son abundantes o difíciles de conseguir, cayó a -13,6 en abril, la lectura más baja desde julio de 2014, desde 29,5 en marzo. La medida se correlaciona estrechamente con la tasa de desempleo del informe del Departamento de Trabajo.

Mientras, el Departamento de Comercio informó que el déficit comercial de bienes aumentó un 7,2%, a 64.200 millones de dólares, en marzo. Si bien una disminución en los pagos por importaciones es positiva en el cálculo del PIB, su reducción significa menos acumulación de inventario, lo que podría contrarrestar la contribución del comercio al dato de crecimiento.

En marzo, las importaciones cayeron un 2,4%, a 191.900 millones de dólares, tras bajar un 2,5% en febrero. Las importaciones descendieron un 9,6% con respecto a marzo del año pasado.

Hubo fuertes descensos en las importaciones de bienes de consumo y vehículos motorizados y piezas. Las importaciones de alimentos, suministros industriales y bienes de capital aumentaron el mes pasado. •

(Editado en español por Manuel Farías)

Compartir: