REAL DEBILITADO SE SUMA A LA INCERTIDUMBRE DEL ACUERDO FASE 1 CHINA-EEUU

Los agricultores brasileños venden agresivamente la soja

Fort Collins, 13 feb / Reuters – Brasil podría no estar cosechando soja a un ritmo récord, pero los agricultores ciertamente están vendiendo sus cosechas a un ritmo mucho más rápido de lo habitual debido a la debilidad de la moneda y la incertidumbre sobre cómo el acuerdo comercial entre EEUU y China afectará sus negocios.

/Tomada de www.ururau.com.br

Brasil normalmente envía más de la mitad de sus exportaciones anuales de soja entre marzo y junio, y alrededor del 75% de ellas se dirigen a China. Los envíos de soja de Brasil a China en enero disminuyeron drásticamente desde el año pasado debido a una mayor participación de Estados Unidos, pero las ventas y exportaciones de soja estadounidenses al principal comprador del mundo se han enfriado en las últimas semanas.

Estados Unidos debería enviar un volumen récord de soja a China este año para satisfacer el acuerdo comercial de la Fase 1 recientemente firmado. Eso podría no ser tan malo para Brasil si resulta en una reducción drástica en el comercio de soja de Estados Unidos con otros países, pero los agricultores brasileños huelen la competencia, especialmente con la incertidumbre sobre la demanda de China en medio de sus problemas con la peste porcina africana. En Mato Grosso, el principal estado productor de soja de Brasil, los agricultores habían vendido el 68% de su cosecha de soja 2019-20, al menos un máximo de cinco años para la fecha y muy por encima del año pasado y el promedio de cinco años, ambos 54%. A partir del viernes, la cosecha presentaba un avance de 45%, por encima del promedio de 32%, pero detrás del récord del año pasado del 53%.

Los productores en Mato Grosso también están pensando en el próximo año, ya que han vendido el 13% de su soja 2020-21, la cosecha que cosecharán dentro de un año. Es inusual que las ventas del próximo año comiencen tan temprano. Hace un año, no se comercializaba la soja 2019-20. En Paraná, el estado de soja número 2 de Brasil, los agricultores habían vendido el 26,5% de su cosecha actual de soja a fines de enero, similar a hace un año. Alrededor del 10% del área había sido cosechada hasta el lunes, y eso está muy por debajo del promedio de alrededor del 22%.

Los productores brasileños tienen la débil moneda real de su lado, y eso está haciendo que las ventas de sus cultivos sean particularmente atractivas ya que se venden en dólares. El real alcanzó un mínimo histórico frente al dólar el jueves por encima de 4,38 por dólar, un 9% más bajo que a principios de este año. La diferencia es evidente cuando se relaciona la debilidad de la moneda con los futuros de soja de Chicago. A partir del mediodía del jueves, el contrato se cotizaba un 2% menos que en la misma fecha del año anterior. Pero ese mismo precio en reales brasileños es aproximadamente un 13% más alto hoy que hace un año. La propia agencia de estadísticas de Brasil, Conab, aumentó la cosecha de soja el martes a 123,25 millones de toneladas desde la fijación del mes pasado de 122,2 millones. 

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos también elevó su perspectiva a 125 millones de toneladas desde 123 millones en enero. Sin embargo, algunos analistas creen que Brasil podría tener una oferta de soja más grande que cualquiera de esas predicciones.

Conab aumentó la producción total de maíz 2019-20 de Brasil a 100,5 millones de toneladas desde 98,7 millones un mes antes, superando ligeramente el total de 100 millones del año pasado. La estimación del USDA se mantuvo sin cambios en 101 millones de toneladas. Los precios internos del maíz han alcanzado recientemente un máximo de cuatro años en Brasil debido a la fuerte demanda de alimentos y el uso de etanol, y eso a pesar de la cosecha récord de 2018-19. Las ventas de maíz están de moda en Mato Grosso, el principal productor del país, donde casi todo el maíz es la segunda cosecha. Brasil generalmente exporta gran parte de su segunda cosecha de maíz, por lo que una gran parte siempre proviene de Mato Grosso. Los agricultores allí han vendido el 64% de su maíz 2019-20, muy por encima del 47% del año pasado y el promedio del 44%. Los agricultores de Parana han sido menos agresivos, con solo el 7% de su segunda cosecha vendida a fines del mes pasado. La siembra también está notablemente por detrás del promedio de alrededor del 30%, alcanzando el 14% a partir del lunes. Paraná cultiva maíz de primera cosecha, pero su segunda cosecha es casi cuatro veces mayor.

Compartir: