LOS FACTORES DETERMINANTES

¿Qué tipo de lanas se demandará en los próximos años?

Por Roberto Cardellino y José Trifoglio | DELTA consultores

En los sistemas de producción donde la lana es parte importante de los ingresos del rubro, es necesario que el productor tenga lo más claro posible el tipo de lana que tiene más probabilidad de mayor demanda en el futuro, ya que ello influirá seguramente en su precio.

/Poimena Analysis

En este trabajo se resume gran parte de las opiniones expresadas por comerciantes, procesadores y expertos, tanto nacionales como extranjeros.

Si bien los resultados que se presentan están sujetos a variaciones imprevisibles, las grandes líneas que se plantean representan, en términos generales, los requerimientos de la demanda ubicada, fundamentalmente, en el Hemisferio Norte.

Las preferencias del consumidor por la lana fina

En términos generales, las nuevas preferencias del consumidor se resumen a continuación y ya representan tendencias estructurales y no coyunturales.

• Prendas y telas más livianas, más suaves (con mejor mano), con mejor confort.

• Vestimentas para uso en diferentes estaciones del año.

• Para usar sobre la piel, sin producir picazón.

• Prendas finas en capas, en vez de prendas más gordas y pesadas.

• Para uso en vestimenta informal y deportiva.

• Prendas de “fácil cuidado”, que se puedan lavar y secar automáticamente sin problemas de encogimiento.

Claramente, estas nuevas demandas del consumidor final determinan que se utilicen con preferencia lanas finas de menor diámetro (<24,5 micras).

¿Qué factores inciden en el consumo?

En primer lugar, es claro que el consumo final de vestimenta de lana depende de la situación económica de un país o región: el PBI/per cápita, si existe crecimiento económico (% del PBI) y si hay propensión al consumo (confianza del consumidor).

Como consecuencia de ello, los principales países consumidores de lana en el mundo son, por su orden: China, EEUU, Japón, Reino Unido, Alemania y Corea del Sur.

En segundo lugar deben ubicarse los “padrones de consumo de vestimenta”, que ya fueron descritos. Si bien la moda constituye “un blanco móvil”, no es algo aleatorio. Sus tendencias generales son de carácter estructural y están bien documentadas.

En tercer lugar debemos ubicar a las condiciones climáticas. El mayor consumo de lana, como ya se ha visto, corresponde a países del Hemisferio Norte y claramente tiende a aumentar cuando las condiciones climáticas invernales se tornan más severas.

Por último, los precios de fibras competidoras –fundamentalmente las sintéticas y el algodón– también inciden. No debemos olvidar que la lana representa solamente 1,2% del consumo total de fibras.

Rango de diámetros de lana con mejores expectativas de demanda

Las tendencias proyectadas de la demanda por vestimentas se verán mejor reflejadas en el rango de finuras entre 17/18 y 27 micras.

Rango de micronajes con mejores perspectivas de mercado

No parece justificado ir hacia la producción de lanas más finas de 17/18 micras, donde las exigencias por otras características de calidad son muy superiores (largo, color, resistencia).

A su vez, muy probablemente, los índices de productividad general de dichas majadas se verán afectados negativamente (peso de vellón, tamaño corporal, reproducción). Los precios de las lanas extra y ultrafinas son, además, sumamente volátiles. Recordemos que las ultrafinas son las lanas con diámetro menor a 15,5 micras. •

Compartir:
error