LA FAENA RECAYÓ MAYORITARIAMENTE EN VIENTRES

Las vacas sostienen intensa actividad industrial

Los vientres, vacas y vaquillonas sumadas, representan más de la mitad de la faena total, que sigue registrando niveles más altos que lo que se podría anticipar.

El stock vacuno nacional ha caído casi un millón de cabezas en los últimos tres ejercicios. /Tomada de https://rurales.elpais.com.uy

La faena vacuna será este año seguramente inferior a las de los dos años anteriores, que fueron también más abultadas de lo previsto.

Faena y categorías

El stock vacuno nacional ha caído casi un millón de cabezas en los últimos tres ejercicios, lo que se confirmará cuando se conozcan los números de la declaración jurada de mediados de año.

Particularmente, las categorías de faena han disminuido fuertemente en números absolutos y relativos: la extracción total de los últimos ejercicios, cuando se considera también la exportación en pie, no es sostenible con los indicadores reproductivos actuales y por ahora no se pueden importar animales vivos para compensar el faltante.

No obstante, la faena en el primer trimestre del año venía confirmando el pronóstico de disminución, pero en el último mes repuntó y borró la diferencia que se había acumulado hasta entonces respecto al año pasado. Al 5 de mayo, supera a la del año anterior.

Como se aprecia en el cuadro correspondiente, la faena recayó mayoritariamente en vientres, vacas y vaquillonas, que aumentaron significativamente respecto al año anterior y a lo que es habitual en la actividad, al punto de representar el 53,3% del total.

Los novillos, en cambio, han bajado sustancialmente su número y se aprecian claras señales de escasez para atender la demanda del futuro próximo.

La vaca como res de faena

A pesar de que suelen presentarse sumadas, la categoría vaca es bien diferente a la de vaquillona; esta última es un animal joven, que ofrece carne de calidad, tanto para el exigente abasto doméstico como para cumplir valiosos negocios de calidad.

En cambio, la vaca es un animal descartado del proceso de cría, generalmente por edad, o por fallar en el servicio, otras veces por defectos físicos o insuficiente calidad genética. Es un animal adulto, con características carniceras diferentes a las del novillo: pesa en promedio casi 70 kilos menos que los novillos y rinde 3,5 puntos menos en el gancho. La carne de vaca es normalmente más dura que la del novillo y en general de menor calidad organoléptica.

En contrapartida, es un animal más precoz, en el sentido de que se engorda más rápido (deposita grasa antes que el novillo, con lo que alcanza la terminación necesaria en menos tiempo) y normalmente es más rústico, tiene menores requerimientos de calidad de forraje y mayor resiliencia frente a las adversidades climáticas.

Además, el kilo de vaca que compra la industria al productor es más barato que el del novillo (este año se viene pagando alrededor de 8% menos) y su carne se coloca fluidamente en destinos relevantes.

Hay compradores que requieren determinada calidad de carne, que solo se puede proporcionar con cortes de novillos, o como mínimo de vaquillonas, pero hay otros mercados, en particular la fulgurante China, que pueden atenderse, en general, con vacas.

En resumen, la vaca ofrece menos kilos de carne que el novillo –pero de menor precio por unidad– y es apta para cumplir importantes negocios de exportación. •

Compartir: