GRAN OPORTUNIDAD

La crisis de los cerdos en China impulsa el mercado de carne vacuna

En la actualidad, el gran acontecimiento que trastorna el mundo de las carnes es la epidemia de la fiebre porcina africana que jaquea al inmenso sector productivo de carne de cerdo de China.

Con la peste porcina instalada en China y sus impactos, las condiciones actuales y las previsibles representan una gran oportunidad de buenos negocios para el complejo cárnico uruguayo, tan necesitado de buenas noticias. /Tomada de www.frigorificolaspiedras.com

El sacrificio (no sé si se le puede llamar rifle sanitario, ya que no hay disparos de arma de fuego, sino métodos mucho más terribles para matarlos, que deberían hacer saltar por los aires a los animalistas de todo el mundo) de decenas, tal vez más de un ciento de millones de cerdos, provoca escenas de rasgos apocalípticos.

Consecuencias e impactos

Sin referirnos más a esos aspectos tremendos del fenómeno, lo que cabe en estas columnas es observar las consecuencias económicas y los impactos que tiene sobre el mercado de carnes en general, y a lo que en alguna medida nos involucra.

En China se está produciendo, lógicamente, un desplazamiento de la demanda de carnes, variando del cerdo –que es la principal en el consumo nacional, con 44 kilos por persona por año de promedio– a otras carnes, principalmente de aves. De carne vacuna apenas consumen unos 6 kilos por año, así que tienen un amplio camino para crecer.

La importación masiva de carne de cerdo, en sustitución de la oferta local, provoca obviamente sostenidos aumentos de precios de este producto, que no se sabe a qué nivel llegarán. Pero, aunque en mucho menor medida, también impacta en la demanda y en el precio de la carne vacuna en los mercados del mundo.

China y Uruguay

China es por lejos el principal cliente para la carne uruguaya y adquiere además grandes volúmenes de menudencias y otros subproductos de la faena (donde ocupa un rol hegemónico), así como de carne ovina.

A su vez, Uruguay es un importante proveedor de carne vacuna para China, llegando a representar alrededor del 20% del total de la carne que importan los asiáticos.

El año pasado China compró la mitad de toda la carne exportada por Uruguay, medida en toneladas, que representaron más del 43% de los montos totales en dólares.

En lo que va de este año, esa tendencia ha ido creciendo y se acerca al 60% de los volúmenes físicos, y a algo más de la mitad de los dólares totales: en abril, representó casi el 72% de las toneladas y el 56% de los dólares.

La demanda china tiene virtudes que los operadores señalan como fundamentales: compra todos los cortes y de ese modo valoriza productos que normalmente eran considerados de segunda, y además compra todo el año, no tiene períodos muertos. Por añadidura, la mayor parte de los productos pueden proporcionarse con vacas, no necesariamente novillos, que tienen mayor valor.

El dinamismo de la demanda china se empieza a traducir en mejores valores para la carne, como se puede apreciar en los cuadros adjuntos.

A su vez, reflejando fielmente esa suba, el precio del ganado de embarque, y de rebote también la reposición y la cría, aumentan fuertemente.

Se conocen negocios por novillos gordos a más de US$ 3,60 el kilo de carne, vacas a US$ 3,40 y vaquillonas a US$ 3,50, valores insólitos para una época en la que normalmente los precios son los más bajos del año, lo que augura una postzafra a valores que hace mucho que no se alcanzan.

En estos días se celebra en Shanghái la feria SIAL (Salón Internacional de la Alimentación), adonde Uruguay concurre con una nutrida delegación de empresarios y funcionarios, que seguramente recogerán impresiones sobre los importantes acontecimientos en curso, que, como tantas revulsiones del gigante asiático, impactan en los escenarios globales, a escala planetaria.

En nuestra modesta dimensión, las condiciones actuales y las previsibles representan una gran oportunidad de buenos negocios para el complejo cárnico uruguayo, tan necesitado de buenas noticias. •

Compartir: