VICEPRESIDENTE BRASILEÑO EN BEIJING

La demanda china de alimentos “deberá crecer de 11% a 13% hasta 2030”

El vicepresidente brasileño Hamilton Mourão dijo en Beijing que su país trabaja “para ampliar y diversificar las exportaciones” al mercado chino “con mayor valor agregado”.

El vicepresidente brasileño Hamilton Mourão culmina hoy su visita oficial a China. /Tomada de http://agenciabrasil.ebc.com.br

El general retirado Mourão –que culmina hoy su visita oficial a China– afirmó que la demanda de alimentos del gigante asiático “deberá crecer de 11% a 13% hasta 2030”, informó Agencia Brasil.

Se apunta a “aumentar el volumen y redireccionar las inversiones chinas para áreas de interés de Brasil y profundizar la cooperación en ciencia, tecnología e innovación”, agregó el vicepresidente norteño, que integra una familia con ascendencia nativa y se identifica como “indígena brasileño”.

En el reporte de Agencia Brasil se recuerda que “China es, desde 2009, el principal socio comercial de Brasil” y que el país norteño exportó por un monto de 64.200 millones de dólares en 2018 e importó por 34.700 millones.

El citado medio de prensa resaltó que “el expresivo superávit” comercial brasileño se mantiene desde hace nueve años y que, en 2018, “alcanzó el récord histórico” de 29.500 millones de dólares.

¿Brasil y China?  

“El nuevo canciller brasileño (Ernesto Araújo) propone una política exterior ‘civilizatoria’ y apunta contra la globalización, China, Europa y el Mercosur. Pero, ¿cuán factible es que se puedan implementar sus ideas? ¿Qué otros actores pujan por definir la estrategia internacional del gigante sudamericano?, escribió en febrero de este año el politólogo argentino Alejandro Frenkel en el portal Nueva Sociedad.

Recordó que Araújo definió al presidente estadounidense Donald Trump como “un ‘salvador de Occidente’ contra el ‘globalismo’, un sistema calificado como ‘anti-humano y anticristiano’, basado en la globalización del ‘marxismo cultural’ y propiciado por Europa, China, el socialismo bolivariano, el Foro de San Pablo y la ONU”.

El ministro Araújo niega la existencia del cambio climático, porque considera que es un “dogma” que apuntaría en particular a “aumentar el poder de China”.

¿Cómo dijo canciller Araújo?

Ernesto Araújo llegó a su cargo por recomendación del llamado “grupo de los cruzados”, que él integra junto con Olavo de Carvalho –un hombre que influye mucho en el presidente de Brasil–, miembros de iglesias evangélicas y Eduardo Bolsonaro, hijo del mandatario, entre muchos otros miembros de la actual administración norteña.

El sector brasileño de los agronegocios ganó claramente, hace poco más de dos meses, una pulseada con este sector del gobierno de Jair Bolsonaro relativa a las relaciones económicas con China.

El 18 de marzo, el diario O Estado de São Paulo divulgó una carta que el poderoso Frente Parlamentario de la Agropecuaria (FPA) –también llamado Bancada Ruralista– remitió al canciller brasileño.

En la misiva de la organización se expresaba la preocupación del FPA “en relación a supuestas declaraciones reproducidas por el noticiero nacional, en las cuales habrían sido hechas afirmaciones” –por parte de Araújo– “en el sentido de disminuir la importancia de las relaciones comerciales entre Brasil y China”.

Se hizo constar que el agronegocio es responsable “por el 23,5% del PBI brasileño y por la mitad” de las exportaciones del país y se resaltó la condición de China de ser el principal socio comercial de Brasil desde hace más de nueve años.

“El desarrollo de la economía china ha aumentado las demandas de los productos agrícolas brasileños. China cuenta con la mayor clase media del planeta y el incremento en la renta de esa población ha ampliado el comercio mundial de alimentos”, se indicó.

Enseguida, se destacó en la carta de la Bancada Ruralista que el crecimiento de las exportaciones a China constituye “un alivio para los empresarios de Brasil”, dado que se registró una caída del volumen de ventas internacionales desde 2013, cuando las colocaciones externas brasileñas representaron 49.000 millones de dólares, y en los tres años siguientes bajaron a 37.000 millones.

En la comunicación dirigida al canciller Araújo, el FPA subrayó que, en 2017, el monto de las exportaciones a China fue de 50.000 millones de dólares, “valor equivalente a dos veces el comercio con Estados Unidos”.

Entre los productos del agro brasileño más exportados a China se destacan la soja, la celulosa, la carne bovina, el pollo, el azúcar, el algodón, y en la misiva se aludió, además, al fuerte potencial de colocación que tienen diversos productos: jugo de naranja, frutas naturales, café, arroz, lácteos y biotecnología agrícola, entre otros.

El FPA apoyó públicamente en 2018 al entonces candidato presidencial Jair Bolsonaro y la actual ministra de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento, Tereza Cristina Corrêa, fue la presidenta del FPA hasta el 7 de noviembre del año pasado, cuando Bolsonaro, entonces mandatario electo, la designó para el cargo.

La Bancada Ruralista está integrada por legisladores de 22 partidos, según la información detallada que puede leerse en su portal. El FPA tiene 260 legisladores (27 senadores y 233 diputados) y en el Congreso brasileño hay 81 senadores y 513 diputados. Por lo tanto, tiene el 33% del total de senadores y el 45% del total de diputados.

Bolsonaro y Araújo entendieron el mensaje. •

Compartir: