TRAS BREXIT

Inglaterra lanza plan para flexibilizar normas sobre edición genética de cultivos

Londres, 7 enero / Reuters – El secretario de Agricultura y Medio Ambiente de Inglaterra, George Eustice, dijo el jueves que lanzará una consulta pública sobre edición genética en agricultura, con miras a que la tecnología reciba una regulación menos severa que la modificación genética.

/Tomada de www.revistanuve.com

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) falló en julio de 2018 que los métodos de edición genética basados en mutagénesis como una herramienta llamada CRISPR/Cas9, que puede reordenar partes específicas del ADN, caen bajo las normas que actualmente se aplican a la modificación genética mediante cadenas de ADN de especies diferentes.

Reino Unido se opuso al veredicto, que fue ampliamente criticado por asociaciones de la industria química y de biotecnología, pero recibió elogios de algunos grupos ambientalistas y de defensa de los derechos de los consumidores.

«Como miembro de la UE, obviamente no tuvimos más remedio que adoptar y aceptar servilmente las sentencias del TJUE, por irracionales y defectuosas que pudieran ser», dijo Eustice en la Conferencia de Agricultura de Oxford.

«Ahora que dejamos la UE, somos libres de tomar decisiones políticas coherentes basadas en la ciencia y la evidencia y hoy comienza con una nueva consulta sobre cambios propuestos a la ley inglesa que permitirán la edición de genes, para que podamos lograr un marco regulatorio más simple y científicamente creíble para gobernar nuevas tecnologías importantes», agregó.

Reino Unido completó su salida de la Unión Europea el 31 de diciembre, cuando terminó un período de transición que lo había mantenido alineado con el mercado único y la unión aduanera del bloque.

Los defensores de la edición genética sostienen que el método puede considerarse equivalente a la mejora convencional de cultivos, pero muchas veces más rápido.

«La edición del genoma ya se utiliza en medicina y tiene un inmenso potencial para abordar los principales desafíos agrícolas relacionados con la seguridad alimentaria, el cambio climático y la sostenibilidad», dijo Denis Murphy, director del Grupo de Investigación en Genómica y Biología Computacional de la Universidad de Gales del Sur.

«La prohibición original de la edición del genoma por parte del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en 2018 causó consternación generalizada y estaba desalineada con la opinión científica mayoritaria, tanto en Europa como en el resto del mundo».

La directora del grupo ambiental GM Freeze, Liz O’Neill, dijo que el gobierno está impulsando una agenda de soluciones rápidas y de alta tecnología que es preferida por las corporaciones agrícolas industriales.

«Lamentablemente, esta consulta comenzó muy mal. Se lanzó en medio de una crisis de salud sin precedentes; tiene un claro sesgo a favor de eliminar salvaguardias vitales».

Compartir: