ARGENTINA

Empresas agroexportadoras mejoran propuesta para intentar levantar huelga portuaria

Buenos Aires, 27 dic / Reuters – La Cámara de la Industria Aceitera de Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC) propusieron el domingo un aumento salarial del 35% para este año y otros beneficios extras con la idea de que los sindicatos portuarios levanten la huelga que afectan las operaciones del país por algo más de dos semanas.

/Tomada de www.news.agrofy.com.ar

Se ofrece un incremento del «35% para el 2020 y se propuso una actualización basada en el índice de costo de vida para 2021 según el (ente estadístico) INDEC; un sueldo adicional y este año un bono excepcional de 70.000 pesos (unos 840 dólares) a los que contribuyeron con su esfuerzo diario durante la pandemia (del) COVID-19», dijo en Twitter CIARA-CEC.

Agregó que «se trata de las remuneraciones más altas del sector privado argentino. Según el Ministerio de Trabajo, están entre las cinco más elevadas del país entre 255 ramas de actividad».

Una fuente de las empresas dijo a Reuters que la propuesta supera a otra realizada el martes pasado, la que fue rechazada por los sindicatos. «Implica una mejora en lo que prácticamente es el único punto de discrepancia, que es el bono por la pandemia», afirmó.

El Gobierno argentino llamó para el próximo martes a un nuevo diálogos entre las partes para intentar destrabar el conflicto, confirmaron a Reuters voceros de todas las partes involucradas. Las negociaciones se vienen dilatando desde octubre.

Por su parte, otro portavoz de los trabajadores aceiteros respondió a Reuters que «probablemente mañana (lunes) se establezca un diálogo previo a la audiencia del martes».

El conglomerado comercial, que representa el 40% de las exportaciones argentinas, sostuvo que se «propuso un acuerdo a los sindicatos que facilite la operatoria eficiente, confiable y segura de fábricas y puertos preservando el trabajo argentino con agregado de valor, sin pérdida de poder adquisitivo de las familias que forman la comunidad aceitera».

«Este esfuerzo común debe ser la garantía de paz social. No es el momento de politizar una negociación avanzada sobre salarios altos sino que es el momento de acordar paz social y trabajo (…) A través de esta propuesta se invoca a una fuerte alianza de los trabajadores y las empresas para afrontar las urgencias de nuestro país», acotó.

Las actividades portuarias y de molienda de granos de Argentina se encuentran afectadas desde el 9 de diciembre, cuando dos sindicatos de obreros aceiteros y el gremio de trabajadores técnicos portuarios Urgara iniciaron una huelga simultánea.

Los trabajadores pugnan por aumentos salariales suficientemente importantes como para compensar la alta inflación y los elevados riesgos para la salud asociados con la pandemia de COVID-19.

Analistas privados prevén una inflación en torno al 36,5% para el 2020 en el país sudamericano, en medio de una economía en recesión por tercer año consecutivo con incremento del desempleo y la pobreza.

La medida de fuerza sindical ha generado la demora en los embarques de más de 100 barcos en la zona de los puertos de Rosario, unos 300 kilómetros al norte de Buenos Aires, junto a largas filas de camiones a la espera de poder descargar la mercadería.

La medida en Argentina, un proveedor mundial clave de alimentos y el principal exportador global de aceite y harina de soja, hizo disparar recientemente los precios de la soja en la Bolsa de Chicago a máximos en seis años.

La cámara de exportadores y procesadores de granos CIARA-CEC acotó que «la industria no pierde 100 millones de dólares por día, pierde demanda de los países compradores. Se retrasan ingresos de divisas», lo que repercute en toda la cadena agroalimentaria de Argentina.

La protesta afecta las operaciones de empresas agroexportadoras internacionales como Cargill, Bunge y Louis Dreyfus, que poseen terminales propias donde están emplazadas sus plantas de molienda.

Compartir: